Edición Europa

2019 numero 1

Opinión

Amor maduro:

Recibir ¡A mucha honra!

Muchas veces me han dicho o he escuchado que Amar es Dar. Que el amor verdadero implica ceder, transar, negociar y renunciar. Yo lo vería del ángulo opuesto; implica SER CAPAZ DE RECIBIR Y AGRADECER. Para mí, el amor maduro es permitir al otro expresarse, es tener la real intención de comprenderlo. Si estamos abiertos y somos capaces de ver el aporte del otro en nosotros, ahí estamos queriendo y probablemente recibiremos mucho. Asimismo, a nosotros nos respetan y quieren, cuando os permiten ser nosotros mismos, en nuestra plenitud y complejidad, sin que eso sea tomado como una crítica o una amenaza.

¿Es necesario negociar? Yo diría bien que es necesario el diálogo. Dialogar por dialogar, con la mente y con el corazón, rescatando lo valioso de la búsqueda y aceptando la visión del otro como válida e igual de valiosa que la propia. Ahí es posible realmente comprender, modificar si fuera necesario, evolucionar y enriquecerse mutuamente. Tal vez sería más fácil construir un amor maduro con quien realmente le interese comprendernos, respetarnos y recibir de nosotros lo que genuinamente podemos dar.

Alejandra Claro / Periodista de la Universidad Católica de Chile, con postítulos en dirección teatral de esta universidad y de psicología, en el Instituto Chileno de Psicoterapia Analítica. Ha sido editora de revistas de negocios e institucionales, periodista de programas de tv y guionista y directora de cine independiente.

Deja un comentario