Edición Europa

2024 número 4

Soy una cuestión de identidad

Teatro

La madre - Teatro

La madre

NIDO VACÍO, NIDO LLENO

Que el Síndrome del Nido Vacío (la etapa de transición que sigue a la partida de los hijos de casa), afecte de forma negativa a las mujeres con más frecuencia que a los hombres, no se explica por algún recóndito mecanismo neuro hormonal, sino que es una consecuencia directa del patriarcado, que asignó para ellas el rol de cuidadoras por excelencia.

Así le ocurre a la protagonista de La madre, obra del escritor francés Florian Zeller, una mujer, como tantas otras que, a consecuencia de la maternidad, abocó todas sus energías y atención en el cuidado de su único hijo, quedándose desconcertada y sin identidad cuando él emprendió el vuelo.

Si la renuncia a una vida más allá de los hijos es aceptada, como lo han hecho millones de mujeres a lo largo de la historia, tal dimisión de sí misma puede verse compensada por la satisfacción de haber construido una familia. A muchas de ellas, de la generación de nuestras madres, aún les tocó vivir esta realidad, a veces escogida naturalmente por el marco social impuesto; otras, claudicando a sus intereses fuera del ámbito doméstico. Las mujeres de hoy, al menos en Occidente, gracias a los reclamos del feminismo, ya no están obligadas a renunciar -ni quieren hacerlo- a tener una vida propia más allá de la maternidad.

La salida de los hijos de casa tiene el potencial de ser vivida como una crisis que afecte la salud mental, o como una experiencia positiva que marque el inicio de un nuevo período vital. Diversos factores influirán en cómo se verá afectada la persona o la pareja. La investigación científica señala que mientras mayor sea la amplitud de roles que una persona posee, menos probable es que experimente como una adversidad el vaciamiento del nido familiar. Algunos estudios han encontrado una mayor satisfacción con la relación de pareja después de que los hijos se han marchado de casa y otras investigaciones encuentran lo contrario. Además, el rol parental no se acaba, sino que se transforma, adaptándose a la nueva situación.

Lo que algunas personas experimentan como una experiencia dolorosa, para otras puede resultar un escenario deseable, el Síndrome del Nido Vacío como promesa. A finales del año 2023, en Italia, una madre desesperada recurrió a un juez para que  ordenara a su hijo y a su hija, adultos funcionales, a independizarse de una vez por todas y abandonar la casa familiar. Un nido vacío de hijos puede ser un nido lleno de proyectos personales. Conozco a una madre que cuando acabó la época de crianza cumplió su viejo sueño de hacer el Camino de Santiago; otra, que se matriculó en la universidad para terminar la carrera que había dejado a medias, y una tercera, para la que fue tan patente que nada la unía ya al marido, que se divorció.

Factores sociales como la precariedad laboral y la creciente dificultad para acceder a una vivienda digna hacen que para muchas madres y padres el reto no es enfrentarse a la independencia de los hijos: el problema, ahora, es que el nido permanezca lleno.

 

LA MADRE, de Florian Zeller. Teatro Pavón, Madrid, de marzo a mayo de 2024.

Máximo Peña / Licenciado en Periodismo por la Universidad Central de Venezuela (UCV) y en Psicología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Especialista en Intervención Psicoterapéutica y en Mindfulness. Máximo es autor del blog psicologiaparatodos.org.

Deja un comentario