Edición Europa

2024 número 4

Soy una cuestión de identidad

Psicología

Listen - Escutar a partir da alma

Listen

ESCUCHAR A PARTIR DEL ALMA

Un sistema “sordo” puede dificultar el arraigo… hasta el agobio. 

Basada en hechos reales, Listen – con cuatro premios en el Festival de cine de Venecia -, nos cuenta el drama de una familia de emigrantes portugueses en Inglaterra, a quienes los servicios sociales retiran la custodia de los hijos por sospecha de malos tratos, y la epopeya que a raíz de ello comienzan a vivir para tratar de mantener unida a su familia.

Escuchar, no solo como cineasta sino también como madre, le parece urgente a la realizadora portuguesa Ana Rocha, a quien su estadía en Londres la llevó a toparse con esa realidad. Es que escuchar, cuando se trata de inmigrantes, cuando se está solo dentro de la multitud y peor aún, cuando no se conoce el idioma, se vuelve vital. Parece imprescindible para sentirse solo un simple extranjero y no un extraterrestre.

En la integración a una cultura diferente, la lengua es esencial, pero insuficiente. Se requiere mucho más. Es clave un arduo trabajo para aprender a leer la cultura a la que se arriba y esperar que los oriundos se interesen en entender la cultura de los que acaban de llegar. Más allá de las buenas intenciones, se necesita aprender a “escuchar” con el cuerpo y con el corazón. 

Y es que este escuchar no sirve si es solo interpretar, desde nuestra cognitividad. Escuchar a ese “otro”, diferente, implica poner en juego nuestra capacidad de empatía, de sentir con ese otro, mirando desde donde mira él y percibiendo lo que siente y lo que lo mueve. Capacidad que, teniendo un profundo contenido emocional, también se educa y se entrena. Hablamos de un escuchar que requiere de educación emocional, en suma.

Todo y alguna cosa más, menos indiferencia.

Paradojalmente, en Listen quien parece oír mejor es Lu, la hija con carencia auditiva, interpretada por la actriz también sorda, del oscarizado cortometraje The Silent Child, Maisie Sly, y quien se muestra sordo, y tal vez también ciego, es el sistema social británico, que evalúa de una manera implacable, siguiendo su propia verdad absoluta: para ser buenos padres, en esa cultura, se requiere un mínimo de dinero

Para Ana Rocha, el amor de padres, aun dentro de la pobreza, es insustituible, y su película consigue cuestionar las rígidas creencias del sistema británico. Por el contrario, se plantea una premisa opuesta: sin escuchar desde el alma, no hay cómo saltar ese abismo, de la pobreza, de la soledad, de la indiferencia y el desarraigo.

Deja un comentario

> Identidad

> Resiliencia

> Migración y Desarraigo

> Intolerancia y Exclusión

> Juventud y Reparación

> Tiempos de Rituales